Noticias

Proyecto «ORIENTACIÓN Y APOYO A FAMILIAS EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN II».

La Asociación AVANCE desarrolla durante los meses de mayo y junio 2020 en las localidades de Mengíbar y Mancha Real el proyecto «ORIENTACIÓN Y APOYO A FAMILIAS EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN II» subvencionado por la Excma. Diputación de Jaén.
Los objetivos que persigue el proyecto son:
– FACILITAR CAPACITACIÓN Y FORMACIÓN PERSONAL, FAMILIAR Y SOCIO-FAMILIAR A LAS PERSONAS PARTICIPANTES
– DESARROLLAR ESTRATEGIAS INCLUSIVAS ENCAMINADAS AL EMPODERAMIENTO PERSONAL, FAMILIAR Y COMUNITARIO.
– IMPARTIR ACCIONES FORMATIVAS ENCAMINADAS A LA CAPACITACIÓN ESPECÍFICA DE LOS MIEMBROS DE LAS UNIDADES FAMILIARES.
– HACER EFECTIVA LA IGUALDAD DE GENERO Y NO DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER EN EL ÁMBITO FAMILIAR Y COMUNITARIO.
Las zonas donde residen las familias sobre las que se pretende intervenir son zonas con tasas de desempleo muy superiores a las medias autonómicas, nacionales y europeas y claramente deficitarios en cuanto a recursos, servicios y tejido empresarial.
Esta situación se viene agravando por la crisis económica y sus consecuencias, la cual está mermando las posibilidades de normalización de estos barrios, y por consiguiente, de las familias que viven en los mismos, especialmente aquellas que padecen situaciones de pobreza cronificada y exclusión social intergeneracional.
Según la EPA, Jaén es unade las provincias con la mayor tasa de desempleo en España. Esto está llevando a una situación límite la situación de muchas familias y cercenando aún más las ya de por sí escasas oportunidades de las residentes en zonas tradicionalmente más deficitarias.
Las principales características de las personas destinatarias de este programa serían las siguientes:
– Alto desempleo femenino como característica endémica de la zona sur.
– Destrucción del empleo masculino en los últimos años, especialmente en el sector de la construcción.
– Mayor vulnerabilidad ante el impacto de la crisis económica y laboral al finalizar las prestaciones y subsidios, con problemas que genera una exclusión social y laboral.
– Baja cualificación profesional, de rentas y dependencia a ayudas sociales.
– Economía sumergida.
– Bajo conocimiento de los recursos sociales, formativos y de empleo.
– Bajo nivel de competencia de búsqueda activa autónoma y efectiva.
– Alto porcentaje de unidades familiares desestructuradas y en exclusión social ante la falta de recursos de subsistencia.
Con las consecuencias de las situaciones de exclusión se puede actuar técnica y objetivamente, y con eficacia. Éstas son:
– Precariedad económica grave.
– Poca formación para el mundo laboral y experiencia.
– Distanciamiento de la sociedad.
– Relaciones sociales poco estables, y algunos negativos.
– Desarrollo psicológico poco sólido.
– Pasividad ante la situación real.
– Falta de proyectos de futuro debido a la mala situación laboral.
Desde el comienzo de la crisis económica el número de unidades familiares que vive de ayudas y están en una situación de desesperación e inestabilidad crece año a año. La ciudadanía de la zona sigue buscando y demandando medidas que ayuden a su integración en el ámbito social y laboral, estrategias que garanticen una relación adecuada y positiva que les posibilite hacer frente a las contingencias, y aprovechar los recursos como una única unidad normalizada.
El empleo no es el único recurso de integración, si no también son esenciales las habilidades relacionales y educativas que fomenten su autonomía e independencia.
Es fundamental trabajar con la persona en todos los ámbitos, personal, familiar y comunitario, así que la Asociación AVANCE ofrece un trabajo integral e integrador.
Grupo o colectivo de población al que se dirige el programa
– N.º de personas directas participantes: 40
Caracterizado por:
– Especial atención a personas que ya sean usuarias de SS.SS Comunitarios o/y perceptoras de ayudas sociales.
– Personas inmersas en una situación de exclusión o de clara vulnerabilidad o riesgo de exclusión social.
Por otro lado, La responsabilidad que se asigna a las mujeres de la mayor parte del trabajo doméstico y el cuidado de la familia genera desigualdad de oportunidades en el acceso a los recursos económicos, culturales, sociales y políticos. Las mujeres dedican una gran cantidad de horas al día a un trabajo que no es remunerado, (quehaceres del hogar, crianza de los niños y ancianos, cuidado de la salud, etc.). Para amplios sectores de la población, esto impone restricciones a la participación de la mujer en condiciones de igualdad en el mundo público y genera una dependencia económica de la mujer con respecto al hombre. Tienen mayores dificultades para acceder al trabajo remunerado, por las barreras que le imponen sus tareas domésticas, su falta de preparación e información o por pautas culturales que desincentivan el trabajo femenino.